Cuando hablamos de la eliminación de tatuaje, la mayoría de las veces se nos viene a la mente la técnica del láser, ya que es la más extendida, pero también puedes eliminar tatuajes gracias al peeling quimico para los tatuajes no profesionales o hechos en casa y que no están en la capa más profunda de la dermis y es de lo que te vamos a hablar hoy en este artículo, ya que es un método más económico de eliminarlo y menos doloroso. Primero vamos a conocer qué es un peeling químico, así como los tipos de peelings químicos según su activo, la profundidad de la exfoliación y los resultados, aunque también tendremos en cuenta los riesgos que supone hacerlos. ¡Allá vamos!

QUÉ ES UN PEELING QUÍMICO

Un peeling químico es un procedimiento mediante el cual se eliminan las capas superiores de la piel que estén dañadas y por ello se produce un rejuvenecimiento de la piel. Así, queda a la vista una capa de piel nueva y más suave. Este tratamiento se lleva a cabo con el objetivo de eliminar arrugas, manchas faciales y cicatrices para conseguir un efecto rejuvenecedor en el rostro mediante una exfoliación química que puede realizarse a distintos niveles de profundidad.

ACTIVOS

Los tipos de peeling químico o exfoliación química tienen mucho que ver con el tipo de activo que utilizan. Los más utilizados son el ácido glicólico, el salicílico, el tricloroacético, el retinoico, el mandélio y el láctico y cada uno actúa de una determinada manera según las necesidades.

Te puede interesar  Tatuajes de palabras y frases en árabe en la nuca

PROFUNDIDAD DEL PEELING QUÍMICO

Como hemos comentado, el peeling químico se puede hacer a distintas profundidades, dependiendo de las necesidades personales. La superficial se centra en la epidermis y se trata de una exfoliación suave; la media se lleva a cabo entre la epidermis y la dermis y la exfoliación presenta beneficios mayores y profunda se centra entre la dermis media y profunda y la exfoliación es mayor que en las anteriores,

Para el caso de los tatuajes no profesionales o caseros, se recomienda un peeling químico de gran profundidad para asegurarse de que se llega a la capa de la dermis en donde está localizada la tinta. Sin embargo, el tiempo de recuperación es superior. Para este tipo de peeling químico es imprescindible contar con un médico especialista en cirugía estética o con un dermatólogo que supervise el proceso, ya que es algo invasivo y se utilizan ácidos como el fenol, considerado como un ácido bastante fuerte y lo tiene que controlar un profesional.

RIESGOS DEL PEELING QUÍMICO

En la eliminación de tatuajes con peeling químico, como hemos mencionado, la exfoliación se tiene que hacer a un nivel profundo y utilizando ácidos como el fenol. Uno de los riesgos es que es posible que la piel pierda su nivel de pigmentación durante un tiempo, es decir, que sufra hipopigmentación. Es por ello que se debe proteger del sol durante al menos 2 semanas para su recuperación. Teniendo en cuenta que este peeling químico es profundo, la piel puede presentar enrojecimiento que puede durar entre semanas y meses. Por otro lado, es posible la aparición de costras o escamas cuando se está realizando el período de recuperación del enrojecimiento y esto es algo que hay que tener muy en cuenta y contar con la supervisión de un médico en el proceso. Otro riesgo es que se produzcan cicatrices, aunque hay medicamentos como antibióticos que consiguen que la apariencia de la cicatriz se suavice lo máximo posible. En las exfoliaciones profundas con fenol, que son las que hay que llevar a cabo para la eliminación de tatuajes, existe un riesgo añadido por la utilización de este ácido: complicaciones que afectan directamente al hígado, riñones y corazón. Para evitar complicaciones, se dividen en porciones de 10 aplicadas en intervalos de unos 20 minutos. De nuevo, por ello recomendamos que esta exfoliación profunda la realice un médico dermatólogo o un cirujano estético.

Te puede interesar  Métodos para eliminar un tatuaje sin dolor

 

Esperamos que esta información para la eliminación de tatuajes con peeling químico haya sido de tu interés y que la consideres como alternativa al láser, siempre y cuando tu tatuaje esté en una capa de la dermis que no sea muy profunda y siempre contratando los servicios de un médico.